La Fundación Diocesana de enseñanza de Sevilla elige a Camacho para uniformar a los alumnos de sus centros

Viernes, 19 Junio 2015 Escrito por Departamento de Comunicación
Valora este artículo
(22 votos)

Cada Centro Educativo que opta por Camacho como proveedor de uniformes escolares tiene su particular motivo, o motivos, para decantarse por nuestras casi 4 décadas de experiencia. Nos hemos sentado con Alberto Benito Peregrina, Secretario General Técnico de la Fundación Diocesana de Enseñanza "Victoria Díez" de Sevilla, y nos ha señalado por qué tenía que ser Camacho -y no otro- el proveedor de uniformidad para los 10 centros que -en la actualidad- gestiona, con un volumen de aproximadamente 3.000 alumnos. Benito matiza que la mayoría de estos colegios son de “origen parroquial”, aunque también acoge a centros educativos cedidos por órdenes religiosas y otras instituciones.

Alberto Benito

¿Todos los colegios que pertenecen a la Fundación Diocesana "Victoria Díez" de Sevilla tienen uniforme en la actualidad? ¿Qué propició que la Fundación tomara esta decisión?

Efectivamente, en la actualidad todos los centros educativos que pertenecen a la Fundación Diocesana "Victoria Díez" de Sevilla tienen uniforme.

Para los padres supone una gran comodidad a la hora de elegir cada día la indumentaria de sus hijos en una sociedad donde vamos a un ritmo vertiginoso, y evita peleas diarias sobre qué ropa ponerse. Pero la ventaja más importante, en contra de lo que muchos piensan, es el sustancial ahorro en ropa a lo largo de todo el año.

Para los colegios diocesanos de Sevilla, las ventajas son diversas: se ha demostrado que en los colegios con uniforme hay una menor discriminación y presión social entre los niños. Con uniforme, todos los escolares son iguales y no se juzga al compañero por las prendas que lleve puestas. El uso de uniforme ayuda a los niños a sentirse más identificados con el centro o la institución y a promover un orden y disciplina que es fundamental en el orden educativo. Por otro lado, evita enfrentamientos entre profesores y alumnos en caso de que los niños vistan una indumentaria inapropiada y haya que llamarles la atención por ello. Pero además, el uniforme escolar es un medio eficaz para combatir el absentismo escolar a la vez que dificulta la entrada a aquellos alumnos que no pertenecen al centro y evita a los alumnos distraerse con aspectos que no tengan que ver con los estudios, como pueda ser la moda o el estilismo de la ropa.

Tanto las Fundaciones como los centros educativos de una misma institución tienden de manera natural y lógica a homogeneizar su uniformidad escolar por diversos motivos. ¿Por qué la Fundación Diocesana "Victoria Díez" de Sevilla igualó los uniformes de todos sus centros?

Falda de uniforme de Colegios Diocesanos de Sevilla

La Fundación como tal tiene cerca de 20 años de existencia, aunque sus colegios de origen parroquial llevan en muchos casos funcionando más de 60 años. Hasta la fecha, cada colegio diocesano tenía su propio uniforme, con colores y diseños muy antiguos, algunos propios de los años 50 del pasado siglo, cuando se fundaron los colegios. Desde hace 2 años, la Fundación Diocesana "Victoria Díez" de Sevilla, titular de los colegios diocesanos de Sevilla, está en un proceso de cambio, mejora y modernización para adecuar los colegios a las necesidades del siglo XXI y transformar sus estructuras para que realmente cumplan con los objetivos pedagógicos y pastorales para los que fueron creados.

Al homogenizar la imagen de los alumnos que pertenecen a la Fundación, se ha trabajado sobre un vanguardista diseño que fuese moderno y alejado del clásico uniforme escolar. Ahora tenemos un uniforme atractivo con el que los niños, sobre todo los adolescentes, se sentirán mucho más cómodos al usarlo, pudiéndolo utilizar incluso fuera del ámbito escolar.

Para la Fundación, el uniforme escolar cumple una importante función, al significar orden y disciplina en el aula; además de llevar implícita una forma de hacer, sentir y compartir una cultura corporativa común. En base a esta premisa hemos trabajado durante un año en la nueva imagen corporativa, buscando colores modernos que fuesen atractivos para el alumno y que –sobre todo- se sienta cómodo con estos nuevos uniformes.

Finalmente, teniendo en cuenta que había que buscar un uniforme que gustara por igual a 10 centros educativos diferentes, se optó por Camacho después de testeos y pruebas ciegas: los uniformes elegidos obtuvieron una nota de más de 9.

¿Por qué razón la Fundación Diocesana "Victoria Díez" de Sevilla ha elegido a Camacho en esta importante decisión?

Las razones son múltiples y muy obvias para nosotros.

Lo primero que teníamos claro es que tenía que ser una empresa cercana, por supuesto española y a ser posible andaluza. Creemos que apostar por empresas nacionales favorece la economía de nuestro entorno y la creación de puestos de trabajo. Queríamos asegurar, además, que las prendas se fabricaran en España y no en China, Marruecos o en otros países asiáticos, donde se trabaja con mano de obra infantil y se explota a los trabajadores; o bien utilizan tintes y materiales tóxicos o cancerígenos, fuera de la legislación de la Unión Europea. Esta decisión implicaba un coste un poco mayor, pero en nuestros colegios educamos en los valores cristianos de la solidaridad y la justicia social, y creíamos que teníamos que ser coherentes con esto y apostar por empresas que nos garantizaran plenamente estos valores.

Obviamente, si se quiere apostar por la fabricación nacional es imposible llegar a los precios de la ropa que viene de Asia o de empresas nacionales piratas, las cuales no han pasado controles y están fabricadas en talleres clandestinos con mano de obra barata y en condiciones infrahumanas. Precisamente son las marcas que visten los niños que no utilizan uniforme las que están suministrando chándals u otras prendas similares que cuestan 3 euros en China y que se venden luego en tiendas españolas por más de 80 euros. Prendas que los padres no tienen reparo en comprar porque son de una marca conocida y no se paran a pensar ni en la calidad ni en las pésimas condiciones de fabricación que hay detrás.

Queríamos también que la empresa elegida contase con certificación en calidad y que sus prendas fueran lo más económicas posible, guardando siempre los estándares de calidad necesarios para que no haya que comprar una prenda cada semana.

En este sentido, Camacho es una empresa familiar –andaluza- que fabrica todos sus uniformes escolares en España; podemos visitar su fábrica de uniformes cuando deseemos, no importa prendas de Asia o Marruecos, y tanto la confección como los tejidos que emplea son “made in Spain” de origen nacional, con certificados de garantía como el OEKO-TEX®, que legitiman la utilización de tintes homologados por la UE, libres de sustancias nocivas que pudieran ser tóxicas o cancerígenos al entrar en contacto con la piel o la boca de los escolares.

Camacho cuenta también con el prestigioso Certificado EFR como empresa familiarmente responsable, lo que corrobora la conciliación de la vida familiar y laboral de todos sus empleados, quienes cuentan con importantes beneficios en la esfera laboral y particular, valores morales que intentamos trasmitir en nuestros Colegios como modelo pedagógico.

Además, Camacho tiene instaurado un completo Sistema de Calidad certificado por Aenor bajo la UNE-EN ISO 9001:2008 e IQNET, gracias a su continua apuesta por la innovación en las prendas escolares que fabrica.

Así, después de analizar otros fabricantes nacionales de uniformidad colegial, elegimos Camacho al destacar ampliamente en aspectos tales como la calidad, seriedad, el compromiso y la trayectoria de la firma con una experiencia de casi 40 años en el sector escolar.

Algunas familias antes podían comprar los antiguos uniformes escolares en grandes hipermercados o en mercadillos. ¿Cómo convencer a los clientes de que Camacho es en realidad barato?

Polo manga corta de uniforme de Colegios Diocesanos de Sevilla

Como decíamos antes, el optar por una empresa andaluza como Camacho se debe a razones morales: favorecer la economía de nuestro entorno y crear puestos de trabajo locales; y también para evitar la explotación infantil (a través de prendas fabricadas en ciertos mercados donde emplean materiales tóxicos y/o cancerígenos)

Pero también hay razones económicas. Está demostrado que el producto 100% nacional de Camacho es infinitamente más resistente y duradero que los adquiridos a bajo coste en tiendas de chinos, mercadillos o hipermercados donde todo está fabricado en países asiáticos o del tercer mundo, con materiales de baja calidad.

En principio, las prendas adquiridas en estos lugares cuestan un poco menos que las que ofrece Camacho, pero también duran menos de la mitad. Camacho fabrica prendas ideadas para resistir el continuo uso escolar, uniformes que pasan por exhaustivos controles para garantizar su resistencia y durabilidad. Son prendas que pueden ser lavadas a diario sin que pierdan sus prestaciones iniciales, uniformes “libres de bolas” que pueden durar varios años como nuevos, y que pueden ser utilizados por los hermanos más pequeños.

Camacho es la única empresa que hemos visto que fabrica uniformes escolares con costuras reforzadas para garantizar que la ropa no se rasgue ni se abra con los movimientos extremos que realizan los niños en sus juegos.

Los uniformes de Camacho han sido pensados para hacer la vida más fácil a los padres y madres, incorporando en sus pantalones y faldas un tratamiento especial “easy care” (fácil cuidado), de manera que la prenda se seque rápido, sea fácil de lavar y mantener, no pierda el color y apenas se arrugue tras el lavado.

Por cierto, algunas familias han señalado de manera pública que uniformar a un niño sale por alrededor de 250€. ¿Cuánto cuesta exactamente uniformar a un alumno en un colegio de su institución?

Ignoramos de dónde han salido estas cifras. Sí podemos decir que el precio medio de un uniforme completo oscila entre los 95 euros de media para los alumnos más pequeños y los 156 euros de media para los más mayores.

Estas prendas duran varios años y sirven a los hermanos que las “heredan”. Por ello, el coste debería en realidad distribuirse entre varios cursos que pueden llegar a durar las prendas, y no todos los años hay que realizar ese desembolso. ¿Quién es capaz de vestir a un niño por menos de 25 euros anuales?

Existe una gran demagogia en este tema, pues muchos padres se quejan del precio del uniforme escolar y luego compran a sus hijos zapatillas de marca que valen más que todo el uniforme, o les dan móviles o máquinas de juegos cuyo precio es más del doble o del triple que lo que cuesta un uniforme completo.

Soy padre de tres hijos, así que sé por experiencia que el desembolso inicial cada año puede ser significativo en algunos casos concretos, sobre todo cuando es el primer curso en el colegio y no se tienen hermanos mayores. Pero está comprobado que llevar uniforme minimiza la necesidad de comprar un amplio vestuario para ir cada día al colegio, sobre todo en los niños más mayores; pero si además la ropa tiene que ser de marca o de la última moda, los costes se elevan exponencialmente. Por ello, si hacemos el cómputo anual de gastos nos damos cuenta rápidamente que llevar uniforme es mucho más económico y rentable, siempre y cuando se invierta en prendas de calidad que aseguren la permanencia de la ropa a lo largo del curso. Esta garantía es la que Camacho proporciona a sus uniformes, al contrario de las marcas de moda.

Para los padres supone una gran comodidad a la hora de elegir cada día la indumentaria de sus hijos en una sociedad donde vamos a un ritmo vertiginoso. Pero la ventaja más importante, en contra de lo que muchos piensan, es que vestir uniforme supone un ahorro sustancial en ropa a lo largo de todo el año.

¿Cómo gestionan vuestros colegios la venta de uniformes escolares?

Camiseta manga corta de uniforme de Colegios Diocesanos de Sevilla

Hasta la fecha, la venta de los uniformes de los colegios se realizaba a través de tiendas, grandes superficies o centros comerciales. Este sistema creaba muchas dificultades en la mayoría de los centros, además de que encarecía en exceso el precio de los uniformes.

Desde la Fundación Diocesana de Enseñanza "Victoria Díez" de Sevilla hemos intentado favorecer al máximo a las familias de nuestros alumnos, y por eso desde el curso 2015/16 vendemos directamente en nuestros propios colegios diocesanos. Es un esfuerzo grande para nosotros mismos, pero de esta forma además de abaratar al máximo el coste de las prendas, conseguimos que las familias no tengan que desplazarse a tiendas o centros comerciales y pueden comprar las prendas en el colegio cuando van a realizar otras gestiones.

Adicionalmente, vamos a poner en marcha un interesante sistema de venta por internet, donde las familias podrán adquirir los uniformes a través de una página web y luego las prendas les llegarán mediante mensajería a su propio hogar. Con esta vía queremos facilitar a las familias el proceso para que puedan comprar los uniformes lo más cómodamente posible y al menor precio.

¿Por qué recomendarías Camacho a otros colegios e instituciones educativas?

Pues básicamente por las mismas razones por las que los hemos elegido para que sean nuestros proveedores en los próximos años.

Lo primero, porque es una empresa familiar, andaluza, que fabrica sus uniformes de colegio en España, fomentando la creación de empleo local; lo segundo, porque cuenta con el prestigioso Certificado EFR como empresa familiarmente responsable, lo que garantiza la conciliación de la vida familiar y laboral de todos sus empleados, quienes cuentan con importantes beneficios en la esfera laboral y particular. Creemos que Camacho fomenta los mismos valores que pretenden nuestros centros en su labor educativa. En tercer lugar, porque en la fabricación de los uniformes se emplean sustancias homologadas por la UE, no tóxicas ni cancerígenas.

En cuarto lugar, Camacho tiene instaurado un completo Sistema de Calidad certificado por Aenor bajo la UNE-EN ISO 9001:2008 e IQNET gracias a su continua apuesta por la innovación en las prendas escolares que fabrica.

Finalmente, por la valoración tan positiva que hacemos de la larga trayectoria de Camacho con sus 40 años de experiencia en el sector de uniformes escolares, lo que asegura la calidad, seriedad, servicio, y el compromiso con nuestros centros.

Los colegios que pertenecen a la Fundación Diocesana de Enseñanza "Victoria Díez" de Sevilla son:

Visto 3613 veces

Compártelo con tus contactos:

Déjanos tu comentario:

Le informamos que nuestra web utiliza "cookies" propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Si continúa navegando, consideramos que acepta el uso de cookies. Ver Política Cookies